miércoles, 11 de julio de 2012

 te acuestas en tu habitación, boca arriba, viendo como pasa el tiempo por ahí fuera, y te paras por un momento a pensar en todos esos recuerdos, esos que tanto te duelen, que tanto te animan a seguir, que tanto te hicieron sufrir, pero te paras a pensar en lo que viene por delante, un futuro en el que puede pasar de todo, en el que no sabes si te puede pasar algo bueno, o malo, pero miras el lado positivo y sonríes. La vida es una sorpresa por venir, nunca sabrás lo que va a venir, es como un regalo que no sabes lo que hay dentro, no sabes si te va a gustar o no, pero te lo vas a quedar igual, y que le vas a sacar el gusto como sea. Pero nunca miramos hacia delante, porque no sabemos lo que va a venir, se piensa en los recuerdos, algo difícil de sacar de tu cabeza, pero solo recuerdas los más importantes para ti, los detalles tan insignificantes para otras personas pero para ti son como un regalo muy grande, te comes la cabeza en como las personas que están en esos recuerdos se podrán olvidar tan pronto de ellos, no sabes si los recuerdan, pero por la impresión que dan tu crees que ya se han olvidado, que nunca volverá a pasarle por la cabeza ese recuerdo. Pero hay una cosa que nadie ni nada podrá cambiar, por más que uno quiera, LOS RECUERDOS NO SE OLVIDAN, SE REEMPLAZAN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada